323- MI MEJOR MOMENTO ES EL QUE ESTOY VIVIENDO

 

 

Mi mejor momento es el que estoy viviendo, por la simple razón de que es el único momento que realmente tengo. Podría pensar que en otro lugar estaría viviendo un momento mejor, pero no pasan de ser engaños de mi imaginación que me hacen vivir sin plenitud el momento actual, como si estuviera ido, con los pies en un sitio y la mente en otro.

 

Mi realidad es esta y no otra, porque es la que Dios quiere para mí, en este momento, en estas circunstancias, en este lugar, con estas personas... No es humanamente aceptable rechazar mis vivencias actuales porque anhelo otras mejores, aspirando a mejorar estas con otras posibles pero irreales, que me colocan en un permanente futuro utópico e incierto.

 

Esta actitud de inconformismo que es positiva para algunas actividades de nuestra vida, es negativa para la vida misma. Nos sitúa fuera de ella, impide vivirla plenamente, nos hace pasar como de puntillas por nuestro continuo presente, dilapidando momentos y circunstancias muy interesantes para nuestra propia personalidad.

 

¿Solución? Vivir la experiencia de aceptar el presente como única posibilidad de realización plena, aunque no comprendamos muchas de las situaciones que componen este presente. Descubriremos aptitudes desconocidas en nosotros hasta este momento, francamente prometedoras. Descubriremos otra persona en nosotros mismos, más coherente y realista, nos sorprenderemos. Descubriremos situaciones fascinantes, incapaces de imaginar para nuestra obsesiva imaginación, porque superan todo lo imaginable.

 

No cabe duda que vivir plenamente el presente es de privilegiados, pero hay que intentarlo, poniendo en ello nuestro objetivo.

 

En este tipo de comportamientos, generalmente producen frustración las expectativas creadas que cuando llegan nos defraudan, y reaccionamos creando unas nuevas expectativas, así cerramos el circulo vicioso de no estar nunca en la realidad.

 

Quizás este tema sea repetitivo en mis escritos, pero conviene repasarlo, y como yo soy mi primer lector, escribo, entre otras cosas, para conservar la memoria, como afirmo en la presentación de mi web.